¡Dios no funciona así!

Hoy empiezo este post, el primer post de esta web, con una frase que no es autoría mía, sino que, esta dicha por un personaje de una serie de TV, el cual es muy carismático y expresivo. 

Este personaje pertenece a la serie Merli, la cual recibe el nombre del protagonista en si «Merli». Este es el profesor de un instituto de cualquier parte de España, que «intenta» enseñar Filosofía en su clase, a la gran mayoría de adolescentes que tiene a su cargo. El cual, como muchos profesores es al mismo tiempo padre, de un hijo adolecente. Este a su vez es un padre divorciado, y que por «x» situaciones de la vida ha de quedarse a cargo de su hijo (como es lógico no os contare mucho más detalle para no haceros mucho spoiler, os recomiendo ver la serie que está muy bien y ensaña mucho de lo cotidiano).

En resumen y sintetizando, de lo que vengo a hablar en este post, es de como la tecnología ha invadido nuestras vidas a lo largo de los años y siendo esto algo que me tomo como una buena situación, al mismo tiempo es mala. (al final del post llegaremos a esto, asi que si quereis leed que es un poco largo)

Os cuento rápidamente un dialogo para que comprendáis.

Padre llam a puerta de hijo, donde hijo está en la cama tumbado hablando por redes sociales con su smartphone, padre abre puerta y dice:

Padre: ¿Cómo estas?

Hijo: ¡Mal!, ¿no me ves?

Padre: Perdona, no pretendía molestar, ya veo que estas muy ocupado escribiendo a tus amigos después de lo ocurrido.

Hijo: (Tono alterado y voz alta) ¡No!, no estoy nada ocupado por que con esta mierda de móvil no se puede escribir a nadie (lanza el móvil contra la cama de mala forma).

Padre: ¡Mira!, el móvil que tienes, es el que te has ganado después de romper el anterior.

Hijo: (En voz alta) ¿Tengo que rezar a DIOS para que me compres un móvil nuevo?…

Padre: (Tono de enfado y alto) ¡No!, Dios no funciona así, vas a tener que robar uno primero y después rezar a Dios para que te perdone… (El padre se marcha enfadado dando portazo y se acaba la escena)

Bien, en un simple y corto dialogo como este,  se pueden apreciar muchas cosas que estamos haciendo mal desde un inicio hasta llegar a situaciones como esta.

Sin ganas de meterme en el mundo religioso (lo digo por el título) o ganas de crear polémica a lo loco, lo que pretendo haceros ver a vosotros los lectores, es que la globalización del mundo en el que nos encontramos conjuntamente a la sociedad y muchos más factores generales, están ocasionando que de una u otra forma, la gente joven cada vez sea más dependiente de la tecnología, haciéndolos creer saber todo de está y no permitiéndoles dejar ver más allá de lo que esta tecnología permita por sí misma, ya que la tecnología no nació ayer, lleva entre nosotros desde que el hombre tubo capacidad de inventar algo con un objeto. Entiéndase que no me refiero solo a teléfono o una Tablet, si no que podemos pasar por muchos campos y veremos que se repite el mismo ejemplo y patrón.

En el mundo fotográfico por ejemplo mucha gente cree que si no tienes una buena cámara fotográfica de miles de euros no puedes sacar fantásticas fotografías, o con los smartphone (teléfono inteligente), tendemos a creer que a más número de megapíxeles, las fotografías son mejores. O la moda resurgida este ultimo año es poner cuanto mas camaras a un smartphone, mejor.

Una anécdota que me viene ahora a la memoria, deja esto mismo dicho con algo tan simple como un cuchillo.

Un día cuando fui a comprar carne a mi carnicería habitual de hace ya años, me puse a conversar de temas laborales (las típicas batallitas y experiencias con la clientela, ya que él trabaja en la atención al público y yo también). Entre estos temas salió una situación que le pasaba a él a menudo con su clientela. La cosa es que más de un cliente a lo largo de su historia como carnicero, le había llegado a decir o a querer hacer ver que él era buen carnicero gracias a esos cuchillos tan maravillosos que tenía que eran capaces de cortar la carne como si de mantequillas se tratara. Y él al ver que lo dejaban mal ante su herramienta de trabajo, no podía callarse y tenía que acabar diciendole cliente impertinente que cuestionaba su labor, contestando:

Carnicero: Bueno pues será lo que usted dice, el cuchillo se mueve solo y corta la carne como yo lo pienso… ¡VALLA! Esta tecnología de cuchillos de ultimísima generación nos van a dejar sin trabajo a los carniceros.

Lógicamente, tras esta contestación irónica por parte de mi colega el carnicero, dejaba en evidencia al cliente y casi todo el mundo se disculpaba, alegando que ellos no pretendían decir que él, no hacia su trabajo, si no que el cuchillo afilado y bueno que tenía era mucho mejor que el que ellos tenian en casa para hacer bien los filetes o el corte de x tipo de carne o lo que fuese. A lo que mi colega el carnicero volvía a contestar…

Carnicero: Vale pues tráeme el cuchillo de tu cocina y veras como hago exactamente lo mismo…

Los clientes contestaban, que claro que como se lo iban a traer, anda ya con las tonterías del carnicero, muchísimas excusas extrañas. Lo curioso es que a día de hoy, que sigo teniendo contacto esporádico con mi colega el carnicero, nadie en estos 25 años o más que lleva trabajando de carnicero en su propia carnicería, le ha llevado ningún cuchillo de casa para demostrar que lo importante no es la herramienta o la tecnología, si no lo que se haga y se sepa hacer con ella, si su uso es para el bien o para el mal, si es con buena o mala intención, si es el adecuado o no y un montón más de ¡sí es!…

Puedo poner más ejemplos de que esto mismo pasa en cualquier campo en el que queramos movernos. En el mundo de la música, en el mundo de la imagen, en la medicina, no es mejor músico, o diseñador, o medico el que mejor instrumento tiene, si no aquel que sabe sacar más partido de aquello que tiene y sabe sacar y aprovechar más su propio oído o manos o intelecto para hacer trabajar más a fondo a esa guitarra, lápiz/pc o estetoscopio.

La personas de más edad, son conscientes de esto, no por que nacieran en los años 20 o en los 50, si no porque simplemente tienen lo que se llama experiencia, vivencias de la vida que enseñan cosas que no se nos enseñan en el colegio… (el colegio y la educación de esta… eso para otro post). Puede que no todas sean conscientes de lo que digo, pero creedme cuando os digo que si son capaces de verlo en cuanto se les explica un poco este tema. Mientras que a las personas jóvenes, se les habla de esto mismo, se les explica y el resultado final es que siguen sin ser conscientes, ellos creen saber más por el simple acto empírico de que son más jóvenes o de que la están más formados en cualquier ciencia o materia.

Como siempre hay excepciones y casos que no se atañen a las reglas, no quiero que esto se tome como normas escritas y que yo el redactor no tengo la verdad total y absoluta.  

Quiero que este tema se aborde con lógica y con lo que se suele decir, “dos dedos de frente”. Quiero que vosotros los lectores penséis mientras leéis, y seáis capaces de ver que mi única intención es traer un poco de luz a un tema que cada día existe en más cantidad y es cada vez más severo entre varios sectores de población, (al menos en España y bastante parte de Europa, por lo que he investigado). La TECNOLOGÍA es solo eso, una ciencia, una herramienta, un medio para un fin, pero la TECNOLOGÍA BIEN USADA Y EN SU JUSTA MEDIDA, es MUCHISIMO MÁS; pasa a ser una ciencia que ayudara a descubrir nueva tecnología que podrá crear nuevas herramientas con las que podremos facilitarnos las vidas a nosotros mismos y a los que nos rodean y nos permitirán llegar más lejos en conocimiento en el tiempo y en nuestro viaje de esto que es la vida. Puede que todo esto suene muy poético, pero más allá de esto, esta frase es una realidad. Y si analizamos la historia un poco nos podemos dar cuenta de ello en muy poco tiempo.

Por lo tanto lo que vengo a proponer con este post, es que para poder corregir un poco lo que sucede en nuestra sociedad con la tecnología más allegada como pueden ser tablet, smartphone, smart-tv, Internet, teleoperadoras, electricidad, fotografía, redes sociales, ordenadores, seguridad social e informática y un gran etcétera, es empezar a concienciar a vosotros mis lectores que sois madres o padres, abuelas o abuelos, bisabuelos y tatarabuelos (si hace falta). Para que empezando desde las generaciones más antiguas podamos hacer ver a las generaciones más nuevas que no todo es como ellos creen. Para que desde mis más humildes enseñanzas, algunas veces avanzadas y otras más básicas, podáis empezar a defenderos ante estas nuevas generaciones con argumentos solidos y consistentes ya que están destinadas al descontrol tecnológico gracias a la mala gestión que estamos haciendo nosotros, las generaciones que hemos venido antes que ellos.

No queramos escurrir el bulto a otros, a nuestro vecino o el político de turno, a los profesores, al sistema educativo. Nosotros y solo nosotros, seamos padres, abuelos, tíos, o primos muy mayores, somos los que tenemos la culpa del descontrol tecnológico que la sociedad sufre hoy en día. Todos somos padres, tios o abuelos o lo que sea, y al mismo tiempo somos educadores o profesores (ejmplo Merli). Y casos hay miles y tengo hasta para repartir panfletos por la calle si quisiera, jejejeje. (habría que verme haciendo eso, que ridículo estaría).

Después de todo lo expuesto, me permitís volver al dialogo de Merli y su hijo, para explicaros que a pesar de que es una simple escena de ficción, para nada se aleja de la realidad que vivimos hoy en día en lo cotidiano. Os comentare que hay varias formas de tomarse esa escena, y que según la persona que la leea, así será su reacción, su forma de pensar, su psicología interna que interactuara con sí mismo y juzgara y pensara según su experiencia y miles de factores más.


Nota:
Es un tema complicado y  por ello siempre os pido que miréis
todo siempre con la suficiente perspectiva, ya que no soy el
mejor redactor el mundo y puedotal vez no terminar de dar
con las palabras adecuadas para expresar una idea, aunque
soy buen comunicador, mi fuerte no es la palabra escrita.

Sin entrar en los comportamientos más o menos adecuados de padre e hijo, que son más sociales, (ahora quiero entrar a lo tecnológico después voy a lo social) quiero que nos fijemos en la frase de, “no estoy nada ocupado por que con esta mierda de móvil no se puede escribir a nadie” tenéis que saber, que en el mundo tecnológico todas o casi todas las personas solemos tener caprichos, ya sea porque la publicidad nos invade y consigue despertar en nosotros un deseo de tener algo (objeto, herramienta, producto, bien o propiedad, etc) que, nos hará mejor persona, más felices,  más atractivos, o que como no lo tenemos no podemos continuar nuestras vidas por que el resto del mundo ya lo tiene. Hay mil y una formulas en el mundo de la publicidad y el marketing, donde se estudia de todo para poder hacer que la publicidad que llega a las grandes masas haga creer que un producto o servicio es necesario porque con lo que hasta ahora hay ya no es posible funcionar o no es posible seguir para adelante el motivo que sea necesario mostrar al público para hacer que dicho producto o servicio se venda y sea comercial.


Nota:
Creo que de este tema en mayor o menor medida, todos
somos más o menos conscientes, pero yono puedo darlo todo
por hecho, ya que a lo largode mis años me he dado cuenta
que no todo el mundo sabe esto.

Entonces partiendo de la base de que el hijo de Merli, tiene un móvil marca “x” y detalla que con el ya no puede seguir funcionando o escribiendo porque es una mierda, si fuéramos unos padres analistas y nos paráramos un tiempo a pensar y a analizar, diríamos a nuestro hijo o en ese momento según fuese necesario, que si está roto, que si ya es obsoleto su sistema operativo y no se puede actualizar más, que si le falta memoria, que si su potencia no le permite operar con las aplicaciones de mensajería instantánea, que cual es el motivo exacto por el que necesita cambiar dicho teléfono y un largo y extendido análisis para determinar si nuestro hijo tiene razón a hacer el cambio de lo que él considera le hace falta para poder comunicarse hoy en día en la sociedad en la que vivimos. ¡Pero no!, en vez de eso, nosotros tras un tiempo de insistencia de nuestros hijos, cedemos, y compramos un teléfono nuevo.


Nota:
Meli, en la serie, unos capitulos mas tarde le compra el
smartphone a su hijo.

Si no somos nosotros, son los abuelos o los tíos, cayendo en la trampa del consumo por que dicho producto no funciona y está obsoleto porque nuestro hijo lo dice, sin llegar a informarnos realmente por nosotros mismos si de verdad es necesario dicho cambio. Produciendo con este simple acto una cadena muy grande y viciosa tan increíblemente y perjudicial que os puedo asegurar que si os paráis unos minutos a pensar en la cantidad de consecuencias que tiene un acto tan simple, directamente dejareis de pensar en ello a los pocos segundos, dejareis de leer este articulo extenso y pesado y me mandareis un comentario de loco a donde «lechugas» vas.

Porque no es solo el hecho de lo material, o de lo psicológico, o económico, o consumismo… es TODO!!!…. es un todo tan grande que es incalculable, y no exagero con estas palabras o puede que si un poco, jejeje.

Empecemos por lo psicológico, que es donde creo que todos caemos primero, y es que le estamos dando a nuestro hijo/a lo que desea y claro estamos haciendo mal porque sabemos que es un capricho pero al final igualmente lo hacemos porque pobres, si no tienen este medio de comunicación hoy en día no tienen amigos, y no pueden charlar y se sienten desplazados y un monton de motivos y excusas que nos buscamos para autoconvencernos a nosotros mismos de que estamos haciendo lo correcto, cuando en verdad lo que estamos hacieno es lo facil, y en vez de aguantar a nuestro hijo/a con las quejas y lloriqueos, preferimos seguir por el camino facil, pensando que ya mas adelante frenaremos este coportamiento o miles de excusas y motivos que no voy a explicar ahora para no hacer aun mas largo esto. Yo simplemente os digo MENTIRAAAAAAAA!!!!!, una mentira más grande que un castillo. (Después explico porque es mentira).

Sigamos por lo material, ¿sabéis cuanta basura tecnológica tira el hombre en el mundo a lo largo de cada año?, ¿sabéis qué consecuencias tiene eso para nosotros?, ya no digo para el planeta, si no para tu salud y la de tus hijos y la de las siguientes generaciones, ¿sabéis que lo que tirámos, a pesar de que sea para reciclar, tiene una huella de contaminación?, ¿sabéis que el hecho de tirar un producto viejo para comprar uno nuevo, hace que los gobiernos saquen leyes que obligan a las empresas a responsabilizarse de dichos productos desechados, haciendo que los productos nuevos tengan mayores costes, para poder financiar el reciclaje de los desechados?. Es decir que todo es una cadena en círculo como bien nos han enseñado en nuestros colegios cuando éramos niños y como bien se lo enseñan a nuestros hijos ahora. (Después doy los datos y respuestas a estas preguntas).

Ahora a lo económico, gastamos un dinero que sale de nuestro trabajo y esfuerzo que hace que se cree una cadena de consumo que provoca no solo que compres el teléfono, si no, el protector o funda, el cristal templado, y posiblemente el seguro del teléfono para que si le roban a tu niño/a o se le cae, no te suponga un desembolso de golpe en el futuro. Y claro el dinero de media gastado en un Smartphone hoy en día supera con creces lo que nos gastábamos hace unos 8 años atrás. (Aquí entraremos en una polémica muy grande de miles de diferencias y discrepancias de opiniones según los puntos de vista de cada persona. Por favor no entréis en ese juego, centraros en el tema y continuad leyendo. De este tema no hablare más nada en este artículo porque es para otro artículo entero.)

Ahora vamos a lo intelectual, (esta es la parte que más me gusta de todo esto que estoy escribiendo, porque es la que nunca nadie se espera o imagina, o al menos la gran mayoría). ¿Lo intelectual? Os habréis preguntado más de uno. Y si todo esto tiene una parte muy pero que muy intelectual, y de desarrollo del ingenio, del desarrollo mental y social. Quiero que os planteéis esta pregunta, ¿qué habría pasado si no hubierais comprado el teléfono a vuestro hijo/a? en lo que a este tema de lo intelectual se refiere. ¿Creéis que vuestro hijo/a, se habría buscado un poco la forma de solventar su problema de comunicación con sus amigos/as?, yo apostaría con un 95% de seguridad a que SÍ. Que tras un periodo indeterminado (puede ser minutos o pueden ser años, todo depende de muchas cosas) de tiempo en el que habría “llorado” y “pataleado” tras ver que no consigue lo que desea, habría buscado una solución a su problema por sí mismo. Y muchos me diréis, ¿qué tiene eso de intelectual o social? Pues la solución en sí, el pensar, el ingeniar, el imaginar, el desarrollar la mente dormida de la generación que nos sigue ya que dicha solución habría pasado por muchas posibles fases. Desde la más básica que es salir a la calle e ir a hablar con sus amigos/as en la calle para poder relacionarse, como todos hacíamos antes, (que sí, que lo sé que aquí hay un gran debate extenso y largo, pero centraros en esto ahora no me lo anuléis como posible solución porque sí es una solución, el problema está en cómo está la sociedad ahora, atracos, violencia, etc…no en la reacción natural de una persona ante un problema), otra opcion es tomar el teléfono, y llamar por él (sea el móvil o el fijo de casa) a sus amigos y charlar, o tomar soluciones más inteligentes como son las que algunos jóvenes toman, que es aprender de lo que ya hay escrito en otras partes del mundo (internet, libros, manuales de instrucciones) e intentar sacar más provecho de su herramienta que funciona mal o va lenta o ya no rinde como tenía que ser. Creo firmemente que esta última parte de intelectual, es la que menos se ve, pero que igualmente que las otras es muy importante. Porqué dada una acción hay una consecuencia, lo que viene a llamarse vulgarmente “Causa-Efecto”. Y asi habria bastantes mas soluciones e iniciativas los hijos de todos medio dormidos en esta sociedad podrian despertar su ingenio, su intelecto, su desarrollo social de otras formas explorando mas posibilidades.

Bien, voy llegando un poco al final del articulo y espero que, tanto si estáis de acuerdo o no con lo que os digo, por lo menos esto no caiga en el vacío y se pase entre vosotros, los padres, las madres, las abuelas y abuelos, los tíos que hacéis de canguros, las niñeras que durante unas horas cuidáis a los nenes, y todos aquellos que de una forma u otra tenemos parte de responsabilidad de educación directa o indirecta de las generaciones venideras.

Ahora os contare por que dije eso de MENTIRA!!!!” en el párrafo de lo psicológico, y es que se ve caer por su propio peso, después de esto último, ya que para los que no lo sepan, hay mil formas de conversar hoy en día en los medios de comunicaciones de redes sociales que tenemos las personas. Normalmente definimos como red social “inconscientemente” a una red como Facebook o Twitter o cosas similares. Pero y si os digo que una simple llamada de teléfono es una red social… la gran mayoría de gente no lo catalogaría así, por que no entienden que tras una llamada esta puede hacerse a más de una persona a la vez, (llámese multiconferencia, cosas del pasado reciente de la humanidad), y son cosas que la gran mayoría de las personas no han llegado a hacer nunca en su vida, a no ser que su trabajo les obligara. Podríamos definir que cualquier medio que permita la comunicación bidireccional sea hablada, escrita o visual, puede convertirse en una red social en cuanto se empiece a implicar un número determinado de personas interesadas por hablar de los temas que tengan estas en interés propios o comunes o no tiene por qué serlo. Entonces queda defendida mi respuesta de que es mentira eso de que a vuestros hijos/as no pueden vivir sin smartphones y comunicarse con sus amigos, ya que hay tantas formas de hacerlo como ganas tengamos de ingeniárnoslas. Desde llamadas telefónicas como digo, hasta instalar whatsapp en un PC si es que fuese preciso la charla por esta aplicación. Aún recuerdo como en mi adolescencia, a pesar de tener teléfono a mis 18 años, la forma de comunicarse pasaba por el simple “toque” de teléfono (o llamada perdida). Para indicar al amigo/a que o bien estabas esperando a que bajara al parque donde habíamos quedado, o bien si dabas dos tonos es que no podía ir porque pasaba algo. O cuando aún no tenía teléfono, porque en aquellos años mis padres no me lo podían pagar, yo para mandar mensajes de texto tradicionales usaba plataformas web´s a través del pc que te permitían mandar mensajes gratis. De este tipo de batallitas podeis buscar miles en internet, se han escrito libros enteros sobre estos temas. Y yo personalmente escribire sobre ellos en futuros post, pero de momento vamos a lo básico.

Y antes de que se me olvide, respondiendo a las preguntas de lo material os puedo decir que es fácil buscar información de esto de cualquier medio de comunicación, pero para que os hagáis una idea y no tengáis ni que ir a buscarlo, en 2017, se estimó que se produjeron unos 40 millones de toneladas de basura eléctrica, lo peor no es ya la cantidad si no el crecimiento y lo gran contaminantes que son. Se estima que están creciendo a un ritmo tres veces superior al resto de los residuos de cualquier ciudad y que están llegando a niveles de residuos de envases y bolsas plásticas. Con este tema solo os daré este dato, ya que sé de sobra que quien se preocupa por todo esto directamente ira a buscar la información a otros medios o bien ya lo sabe y es consciente.


Aquí llega el fin de este primer y extenso post. Espero no haber aburrido mucho con el tema y haber expresado bien una simple idea. 

Un saludo y hasta el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *